La velocidad del Internet y el emprendimiento en cuarentena

  • by

¡Hola! ¿Cómo están? Espero que bien, y que todas gocen de un servicio de Internet espléndido. Está tarde mientras almorzaba -el único momento en que brevemente vemos noticias en casa- una periodista muy osada, dijo: “El emprendimiento es precario, lo que necesitamos es empleo”. Pues bien, yo pienso absolutamente todo lo contrario y espero que todas ustedes también. He relacionado esto a un tema actual, que me parece importante tocar por ser fundamental para el emprendedor del 2020, y que puede ser, quizás, en parte responsable de que se retrasen sus objetivos y no alcance estabilidad laboral ¿Es La velocidad del Internet una barrera para el emprendimiento en cuarentena?

Inmediato es para ayer

Quién no se ha topado alguna vez con esta respuesta: para ayer. El mundo de hoy es inmediato, en vivo, en este momento. Compartimos nuestras vidas cuando sucede, y de la misma forma esperamos recibir contenido: cuando sucede. ¿Cuál es tú sentir cuando no recibes una respuesta rápida? ¿Cómo te sientes cuando Youtube no carga, cuando tu historia demora en subirse o cuando Netflix no reproduce tu película en 4k en tu televisor nuevo? Esto seguro que no es un momento feliz. Cuando eres una emprendedora, que esto suceda es frustrante.

Hace algunos años, cuando cursaba la maestría en Buenos Aires, contraté el servicio de fibra óptica de 3 megas. Un amigo que por aquellos años trabaja en una compañía proveedora, me explicó 2 cosas muy interesantes: lo primero, que la fibra óptica es más estable en términos de velocidad, lo segundo, que durante el día era usual que la red se pusiera algo lenta, porque las empresas hacían un desvió hacia las zonas comerciales y financieras, donde había un uso mas intensivo de banda ancha. Claro, por aquellos años yo no entendía nada y tampoco lo notaba, no pasaba mucho tiempo en casa, y cuando estaba, mi uso del servicio no era tan intensivo como hoy, que me dedico al desarrollo soluciones online. Esto -off the record- fue confirmado por el técnico que envió mi proveedor de Internet aquí en Perú, como una formalidad al reportar una disminución considerable y constante en la velocidad.

Polémica normativa

No pretendo ponerme técnica, pero, al menos en Perú, las 3 veces que fui a presentar una queja al ente regulador Osiptel, me indicaron que las compañías están obligadas a garantizar únicamente el 40% de la velocidad contratada. ¿Esto sucede también en tu país?

Estos tiempos no son normales, eso es claro, y por una u otra razón, muchas personas se han visto obligadas a emprender, o tuvieron que acelerar apasionados proyectos. Sea cual sea el caso, Internet es la vía por la que todos tenemos que andar, pues hoy en día, si no estas en Internet, no existes.

Ya sea que ofrezcas productos o servicios, no te puedes permitir no responder un mensaje, publicar, crear contenido o estar en contacto con potenciales clientes. Para una emprendedora no es para ayer, es para hace una semana. Hay mucho trabajo detrás de una foto en Instagram, se suele decir: tomas 50 fotos y eliges una. Para un emprendimiento implica una producción mayor, un trabajo más profesionalizado, detrás un vídeo corto existe mucho trabajo. Si el Internet comienza a fallarnos, un minuto de retraso ya es perdida, sobre todo si hablamos de servicios.

“Emprender es precario, necesitamos empleo”

No, en esto no estoy de acuerdo. Emprender puede ser una decisión muy difícil es verdad, pero también significa libertad. Nos han educado para competir unos contra otros por un empleo desde niños y… ¿Saben qué? no existen muchas gerencias para todos. ¿Cuántos años pueden pasar hasta que alcances el puesto anhelado? ¿Cuántos otros en tu misma oficina desean lo mismo? ¿Quién lo logrará?

¿Cuántas de las corporaciones que hoy conocemos nacieron grandes? Son corporaciones internacionales hoy porque se construyeron durante generaciones, pero con algo muy valioso: pasión.

Cuando empiezas a emprender existe un cambio, y no es de edificio, sino de mentalidad. Ahora eres la jefa, la que decide, la que no tiene a nadie a quien culpar y la única responsable de los éxitos y fracasos de la empresa. Es un cambio radical, pero no es precariedad.

Como emprendedora el techo te lo pones tú, con buenas prácticas y estrategias realmente puedes ganar lo que quieras. De empleada siempre tendrás un techo.

En la última de mis charlas en un instituto de mi ciudad, con algo de humor compartí lo siguiente:

Paolandia

Vamos a suponer que Nosotros que somos 60 vivimos en un país llamado Paolandia -me salió de momento para llamar su atención- en este país existe un gobierno que aunque democrático, cuando contrata emplea a quienes hayan hecho “campaña” ¿Quién quiere trabajar en el gobierno? 5 alumnos levantaron la mano.

En este país existen 5 grandes multinacionales también ¿quién quiere ser gerente? Aquí obviamente tuve que tomar a los 5 primeros en entusiasmarse.

Estos 5 gerentes deben contratar personal de apoyo, cada uno a 3, y así lo hicieron. Hasta aquí los puestos cubiertos eran: 25. Nos quedan 35. ¿Dónde piensan trabajar los que quedan?

El objetivo del ejercicio era demostrarles que por muy hábiles que fueran, sus ingresos y su futuro dependían de que alguien renunciara. ¿Por qué? Se gradúan miles de médicos, ingenieros, abogados, enfermeros y demás profesionales cada año, todos no alcanzarán un empleo ¿Qué harán los demás?

¿Más empleo?

Si le pedimos al gobierno más empleo, tendremos mas gente contratada para una función sin objetivo. Si le pedimos más puestos a las empresas, a mas oferta menor precio, se presentan 5 jóvenes con el mismo CV y contratan al que cobre menos, esto no es broma, recuerdan la pregunta: ¿Cual es tu aspiración salarial?

Una potencial solución

Los empleos no se generan por arte magia, los salarios competitivos y razonables tampoco. Una empresa no puede contratar un servicio que no necesita, ni tampoco más mano de obra que lo requerido por su capacidad productiva. ¿Qué haremos? Pues exigirle a un gobierno más empleo no tiene mucho sentido, pero más y mejores herramientas para emprender si. A más emprendedores, más entes generadores de ingresos, a más ingresos, mayor capacidad productiva, por lo tanto, se necesitará mas personal, se generarán mas empleos, salarios y mano de obra especializada. Los emprendimientos pueden nacer pequeños, pero se alimentan de la pasión del emprendedor, crecen, y se convierten en las corporaciones que conocemos hoy.

Entonces, ¿Qué es más precario? emprender o buscar empleo. Si buscamos puede que encontremos, si es así, ¿Cuántos lograrán estar en planilla y con todos los beneficios de ley? ¿Cómo es en tu país?

En el Perú, según el Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI) unas 239 mil personas obtuvieron un empleo informal entre abril del 2018 y marzo del 2019. Esto contrasta con las 98 mil personas que sí obtuvieron un empleo formal durante el mismo periodo de tiempo en el país. Así, el empleo informal sigue creciendo más que el empleo formal.

Y si hablamos de herramientas…

El Internet es hoy en día la principal herramienta de trabajo de millones de personas en el mundo. Aquí es donde encontramos productos y servicios ofrecidos de las formas mas diversas e ingeniosas. Con el uso de Internet podemos aprender muchas cosas nuevas, entrenar, cocinar, emprender, etc.

Esta claro que las compañías fueron sorprendidas por el uso del servicio masivo desde los hogares, pero ya existían estudios que datan de hace 5 años en que se informaba del incremento de las compras por Internet.

Participación del comercio electrónico en las ventas minoristas globales totales de 2015 a 2023

Internet ha dejado de ser una necesidad, ahora se siente más como un derecho al que todos deberían tener la posibilidad de acceder.

En este tiempo, más de uno ha descubierto algo nuevo en Internet, una comunidad, una oportunidad, ideas para desarrollar algo nuevo, emprender cosas que jamás imaginaste quizás. Se ha convertido en una prioridad que a futuro bien podría ser considerada como una iniciativa de mejora conjunta por parte de empresas y estados. Mientras más herramientas tengamos, mayores probabilidades de emprendimientos éxitos.

Entonces, ¿Es La velocidad del Internet una barrera para el emprendimiento en cuarentena? En parte si, hace algún tiempo que los emprendedores comenzaron a entender que necesitan de activos digitales, y con estudios como el anterior se podía prever que era preciso optimizar los servicios. Obviamente, algunos proyectos requerirán mayor uso de banda ancha que otros, pero es necesario que todos podamos hacer un uso eficiente según nuestras actividades, en teoría, cada quien contrata lo que sabe que necesita, aunque esto no siempre se refleja en la velocidad contratada. Quien tenga un servicio de Internet de calidad tendrá acceso a mejores herramientas online, quien no, tendrá una barrera de ingreso al e-commerce.

Y tú ¿Qué opinas? ¿Consideras que es mejor emprender o buscar empleo? ¿Te parece el Internet necesario?

Escucha este episodio en:

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *