Mujeres emprendiendo después de los 40. Es posible y tú también puedes!

Mujeres emprendiendo después de los 40.

¡Hola! ¿Cómo están? Espero que la situación global que vivimos actualmente, no las desanime de sus proyectos emprendedores o de los que pensaban emprender. Rendirse es muuuuy fácil, por eso en este post quiero que conozcan a una chica, si, una chica, muy especial, con una energía vibrante y con un estilo único. Carla M. Niccolini es instructora de Zumba y emprendedora, tiene 54 años, natural de Argentina, motivadora por vocación (lo sé por experiencia) y futura escritora best seller. Si hablamos de mujeres emprendiendo después de los 40 ella es un referente de una mujer real lográndolo. Recuerden este nombre chicas, muy pronto hará mucho ruido.

           ¡NO MÁS EXCUSAS!

By Carla M. Niccolini

No más excusas hermosa mujer, a ti te hablo ¡Basta de excusas!

La frase más recurrente que escucho cada vez que le pregunto a alguien el motivo por el cual no está haciendo en su vida lo que quiere es: “Porque ya estoy grande para eso”. ¡Excusas! Nunca se es demasiado grande para hacer lo que se quiere, o para ser quienes vinimos a ser y lo habíamos olvidado.

Queremos ser jóvenes, vernos jóvenes, actuar como jóvenes, pero al momento de tomar decisiones que impliquen un compromiso aparece la vieja excusa “Ya estoy grande para eso”.

Tengo 54 años en este momento. Hasta hace dos años atrás vivía en un mundo cómodo, sin sobresaltos, todo parecía ir muy bien, tenía salud, tenía una situación económica estable y “seguridad amorosa”, pero un buen día, en menos de una de semana todo de un golpe se esfumó. La burbuja en la que vivía se rompió y me encontré expuesta al mundo sin absolutamente nada. Tenía dos opciones: Tirarme en la cama a llorar mis desgracias, comiendo hasta reventar, sumida en depresión, culpando al mundo de mis “desgracias” o levantarme, ponerme bonita, regalarle al mundo mi mejor sonrisa y comprender que las cosas no “me pasan a mi”, pasan “para mí”.

Ya despojada de todo lo exterior que me había moldeado y encasillado en quien era, y no en quien quería ser, me quedé libre de mochilas y con lo único que verdaderamente me hacía feliz: mis clases de Zumba Fitness (y esto merece un párrafo aparte).

No esperé a bajar de peso para ponerme frente a una clase, me puse frente a una clase y gracias a eso bajé de peso.

Carla M. Niccolini

Edad no es límite

A la edad de 45 años, trabajando como cocinera, en un restaurante con un sueldo estable y fijo, con 25 kg. de más y en plena etapa de menopausia, me convertí en instructora de Zumba Fitness. Dejé todo de lado y me dediqué a dar clases. No esperé a bajar de peso para ponerme frente a una clase, me puse frente a una clase y gracias a eso bajé de peso. Mi ejemplo fue de inspiración para muchas de mis alumnas que hicieron lo mismo y se animaron a entrar a un gym (algo que no entraba en su mente hasta ese momento).

Como les decía, luego de perder todo, trabajé primeramente en recomponer mi salud, mis emociones, y con la ayuda de un mentor, de quien aprendí a salir del rol de víctima y a empoderarme para forjar mi destino como yo lo quiero, comencé a hacer algo que nunca antes había soñado: “emprender”.

Comencé a hacer de mi pasión mi profesión y a ganar dinero con ello. Dejé de juntarme con gente con los pensamientos de la “vieja yo” y comencé a conectarme con gente con mis mismas inquietudes. Formamos un hermoso grupo de mujeres emprendedoras con muchas ganas de crecer y desarrollarnos cada una en lo propio, y entre todas nos empujamos y alentamos a ir cada vez por más.

Ya nada me da miedo, o casi nada. Mi único miedo es volver a encontrarme como estuve años atrás, sin rumbo ni propósito. Hoy estoy continuamente “incómoda”, porque siempre estoy con nuevos desafíos que me sacan día a día de mi zona de confort.

¿Y tú? ¿Cuál es tu deseo? ¿Cuál es el anhelo de tu alma? Y ¿Cuáles son tus excusas para no lograrlo?

Recuerda:

– Todo gran recorrido empieza por un primer paso.

– No subestimes el poder de un año, cinco o diez, nunca es tarde para comenzar.

– Visualiza el objetivo pero no te desesperes por el resultado, disfruta el recorrido día a día.

– Si tropiezas, vuélvete a levantar. Si te equivocas, corrige el error y vuélvelo a intentar.

– No existe el fracaso, todo es aprendizaje.

– No escuches las voces de los que te dicen que no puedes lograrlo, ellos hablan de sus propios fracasos. Júntate con personas que tengan tu misma pasión y que como tú busquen lograr sus sueños.

Y finalmente…

Deja de postergar, el momento para tu cambio es hoy.

Carla M. Niccolini

Instructora de Zumba Fitness, Emprendedora.

Contacto:

¿Quieres tomar clases de zumba con una experta? Escríbele a Carla, también la tenemos online. Gracias por ser parte de “Mujeres inspirando mujeres” y recuerda que puedes participar uniéndote en el grupo de facebook. ¡Abrazos a todas!

Nunca es tarde. Comienza hoy.

¡Vamos! Te acompañamos en el camino hacia la libertad.

Creemos nuevas fuentes de ingresos

Encontremos una idea que te apasione y hagamos que sea un proyecto rentable.

Construyamos un negocio que te guste

Hagamos que tu cliente ideal te encuentre.

No más jornada laboral

Hagamos que puedas gestionar tus operaciones en menos horas desde cualquier lugar.

Sobre Paola

Estudié una Licenciatura en Administración de Negocios Internacionales en Perú y una maestría en Dirección Industrial en la Universidad de Buenos Aires. Actualmente hago una segunda especialidad en Inteligencia Artificial en la Universidad de Helsinki.

He probado casi todos los negocios recomendados en Internet y hoy me dedico no solo a hacer empresa, sino también a enseñar a las personas cómo ganarse la vida en libertad.

1 thought on “Mujeres emprendiendo después de los 40. Es posible y tú también puedes!”

  1. María de Lourdes Amaya

    A distancia, pero tengo el placer de conocer a Carlita (así le digo porque se ha ganado mi cariño y admiración). Me identifico con ella porque ambas somos unas guerreras. Los desafíos no nos detienen, al contrario, nos impulsan.
    Es un gusto saber de su faceta de escritora, lo cual aplaudo porque lo hace estupendo.
    Muchas felicidades Carlita por compartirnos tu historia y enseñarnos que la vida siempre nos regala oportunidades para ir hacia adelante.
    Te mando un abrazo desde México.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *